Español  English Créditos

 [12 »

Como avanzadilla del reportaje que prometí a Christopher sobre mi jardín, os avanzo una serie de fotos de la última realización del verano pasado: el estanque. Tiene capacidad para unos 30.000 litros. La base se realizó con tela butílica sobre el suelo de tierra directamente. En las fotos 1 a 4, podéis observar el proceso de realización del vaso. Allí donde el desnivel nos obligaba se hizo un pequeño tabique de obra. Veréis que el estanque tiene una forma ondulada natural, excepto en la zona central que es perfectamente recta de paredes a 90º. La idea que quería plasmar era la de una construcción de madera sobre el agua de un lago, a modo de las fotos que todos hemos visto de jardines japoneses.

El otro jardín, en el lado sur (dividido en la actualidad por una antigua rampa de entrada), ya estaba prácticamente hecho y muy bien estructurado. Es un jardín muy inglés, con árboles (abedules, tilos, arces, cerezos, almendros, robinias frisa, jacaranda, etc.) de 30 años y muy buen porte. Unicamente he añadido algunos parterres delimitando el césped y la rocalla, trasladé dos olivos viejos que estaban en el actual jardín japonés, construí un porche de 5x10 mts y, recientemente, una hermosa palmera (fenix canariensis) de una finca a 5 km.

El paso siguiente será unir los dos jardines, cubriendo la rampa mediante enterramiento de infraestructuras cara a la futura piscina/estanque, que deberá unirse al actual estanque que estoy enseñándoos, creando la ilusión de un único gran espacio de agua donde, en realidad, hay dos. Los dos jardines tienen un desnivel de cerca de un metro que me obligará a hacer una piscina/estanque desbordante que, si lo sé hacer, puede dar mucho juego.

El día que descubrí en un mayorista las piedras recién traídas, cubiertas de musgo natural, supe que eran para mí. Para mantener el musgo, he creado un sistema de micropulverizadores que cada dos horas pulverizan durante cinco minutos. En la foto podéis observar la nube que crean (y el chorrito de uno que se me ha saltado!). Esto es fundamental para mantener el musgo y crear vida. Después de seis meses, el tono verde claro del musgo no tiene precio, y han aparecido una serie de plantitas que dan la sensación de que el conjunto lleve años allí. El remate final, fue la colocación de dos auténticas linternas japonesas encima de las piedras.

El paso siguiente, aparte de construir la obra a modo de antiguo Ryocan japonés en medio del agua, es (probablemente) colocar algún bosque de bonsái (mi gran afición), a modo de islas, que le dé proporciones (el gran problema que convierte una posible maravilla, en una pifia: las proporciones).

En la parte de atrás del estanque (en el lado oeste), además de crear las dunas de césped, planté una serie de caducifolios (hayas, acer sacharum, castaños de indias, robles, liquidambar y un carpe que ya estaba) que en otoño te hacen llorar de la hermosa gama de tonalidades que ofrecen.

 [12 »

Tu jardín


En esta sección iré incorporando varios parques y jardines botánicos de Madrid y otros lugares que trataré de ir visitando y que considero ejemplares en diseño o variedad de su flora.

También me gustaría incluir algunos jardines de otros entusiastas; por lo tanto te animo a que utilices el formulario de abajo para informarme que deseas publicar tu jardín. Te contestaré lo antes posible.

Gracias.