Español  English Créditos

 « 1 [23 4 5 »

Ver también:

El jardín en otoño
El jardín en primavera
El jardín en verano
Historia del jardín

Es tiempo de invierno. El jardín ha cambiado mucho desde que se tomaron las fotos en otoño. En esta estación hay mucho que hacer para preparar el jardín para la próxima primavera. Se han podado los setos que forman el muro que rodea el jardín y también las dos arizonicas en forma de circunferencia para volver a darles sur forma original cuadrada en un caso y redonda en otro. He podado dos de los árboles de forma que cojan más anchura y que no crezcan tan altos, sobre todo con el fin de generar más zonas de sombra. El césped está recuperámdose poco a poco de las altas temperaturas del verano. He replantado algunas zonas del césped que se secaron y que ahora están creciendo muy bien porque está lloviendo bastante este año, hecho que es muy importante para Madrid ya que durante el verano las reservas de agua cayeron hasta un 49 por ciento sobre el total.

El césped ahora necesita ser cortado cada tres o cuatro semanas, cosa rara para esta época ya que cuando caen las temperaturas el césped deja de crecer. Pero este año las temperaturas no están alcanzado los niveles normales de esta estación y sobre todo está lloviendo más que nunca (al final de diciembre la temperaturas cayeron finalmente hasta los -5° grados, pero solamente durante un día).

Pronto tendré que podar el seto y árboles de pyracantha, en cuanto se le empiecen a caer las bayas y parte de sus hojas. Se pueden podar ahora y también a principios de la primavera.

El jardín incorpora bastantes árboles caducos, cuando empezaron a perder las hojas el jardín entero estaba cubierto de hojas de color amarillo, naranja y marrón que quedaban muy bonito pero debían ser recogidas, sobre todo aquellas que se apilaban encima del césped. Dejarlas ahí supondría que el césped cubierto se volvería amarillo por no recibir luz solar. El container del compost está ahora lleno de hojas esperando ser vaciado la próxima primavera cuando se utilice la nueva tierra para las plantaciones.

Este jardín está obligado a sufrir fuertes cambios de temperatura, por lo que se hace complicado proteger las diferentes especies de las temperaturas muy altas o congelantes. Como tengo crassulas, cáctus y también algunas especies muy mediterráneas como buganvillas, ahora ha llegando el momento de cubrirlas con una tela especial que es translúcida y transpirable, pero que al mismo tiempo protege la planta de la congelación directa (como se puede observar en la imagen de arriba).

Como se puede apreciar en las imágenes los colores del jardín han cambiado completamente. Los verdes frescos y profundos han tornado hacía diferentes graduaciones de gris y marrón.La luz no tiene ni la mitad de fuerza y claridad que en la sección del otoño. En la próxima primavera tengo que esforzarme a plantar plantas que soporten bien el invierno e incluso florezcan en esa estación para crear fuertes contrastes a los grises y marrones omnipresentes.

Una buena selección serían hamamelis x intermedia y también grandes extensiones de cyclamen coum en colores rosas, rojos y blancos.

Como ya se ha comentado en la sección de otoño, el verano anterior crecieron muchas especies diferentes de césped porque algunas resisten mejor la altas temperaturas que otras. Ha sido un duro trabajo quitar algunas de estas especies que se vuelven amarillas en invierno y sembrar otras más delicadas y más bonitas. A finales de otoño apliqué un fertilizante con un componente antiherbajos que elimina algunas malas hierbas no deseadas. El resultado fueron muchas manchas marrones que tuverion que ser eliminadas para favorecer el aireado y crecimiento del césped, de forma que irá rellenando las zonas que han quedado desnudas.

He descubierto ahora que siguen quedando muchas zonas del césped que tendrán que ser replantadas por haber sufrido mucho en verano y que no han quedado cubiertas adecuadamente con el replantado del otoño. También hay que modificar el alcance de uno de los chorros del riego ya que no cubría bien toda la zona que tiene asiganda, causado también por la poca presión de agua que tuvimos algunos días del verano.

Una tarea importante a realizar en invierno es proteger las válvulas magnéticas del sistema de riego contra las heladas, que podrían reventar los tubos de PVC con facilidad. Normalmente es suficiente envolver las válvulas y tubos visibles con trozos de tela. También se deben guardar las mangueras en el interior para conservar la integridad de la goma que en caso contrario se volvería porosa y quebradiza.

A estas alturas todavía se pueden alimentar los peces de vez en cuando porque la temperatura del agua sigue siendo suave; una vez que la temperatura cae apruptamente se debe interrumpir el aporte de alimentos ya que los peces prefieren permanecer en el fondo del estanque donde las temperaturas son más agradeables. No deben subir entonces a la superficile donde las temperaturas pueden llegar a ser letales para ellos.

Cada día tengo que elevar un poquito el nivel del agua para mantener la temperatura más o menos constante. Hay que ir limpiando el agua de las hojas que caen en el estanque y que de otra forma se pudrirán.

 « 1 [23 4 5 »

Invierno 2004


Estas imágenes fueron tomadas en invierno del 2003 -a finales de diciembre-; ha llovido bastante pero las temperaturas son muchas más suaves de lo que acostumbran a ser en esta estación.

El jardín tiene un aspecto muy diferente ahora ya que la mayoría de los árboles han perdido su follaje. Ahora destacan los colores marrones y grises, contrastando con las diferentes tonalidades de verde que predominaban antes.

La lagerstroemia (árbol de júpiter) ha sido muy poco podada lo que favorece la floración en verano, pero al vez no reduce este árbol en tamaño porque ya de por sí crecen muy despacio.

También se pueden disfrutar los jardines en las estaciones frías, se aprecia entonces cada rayo de sol. Madrid suele tener algunos días muy claros y preciosos durante el invierno, perfectos para trabajar en el jardín.