Español  English Créditos

 « 1 2 3 4 [5]

Ver también:

El jardín en otoño
El jardín en invierno
El jardín en primavera
Historia del jardín

Hoy es el 26 de julio, finalmente me pongo a escribir este artículo sobre el verano en mi jardín. He estado un tanto ocupado durante las últimas semanas, todo el mundo quiere tener el jardín hecho antes de las vacaciones de verano. Pero ahora al fin tengo algo de tiempo libre y la necesidad de escribir algunas líneas sobre esta estación caliente pero maravillosa. Parece que ya estoy empezando a conocer mejor las particularidades del jardín, por lo que puedo controlar perfectamente los problemas y concentrarme en posibles mejoras y plantaciones.

Los veranos son muy calientes y secos aquí en Madrid -de hecho no ha llovido en el último mes y medio- por lo que se hace necesario prestar una especial atención al riego de la superficie de césped y aguado de las demás plantas, árboles incluidos -incluso los antiguos- ya que la tierra de mi jardín es muy arenosa y no retiene el agua durante mucho tiempo. La primavera y inverno pasados el césped se recuperó muy bien de los calores del año pasado, pero ahora vuelve a sufrir las altas temperaturas y han aparecido algunas zonas marrones. Debido a las condiciones de la tierra subyacente es imposible mantener la hierba viva y verde, el agua simplemente drena demasiado rápido. El próximo año, en primavera, pienso incorporar gran cantidad de sustrato vegetal al césped y parterres para mejor la capacidad de retención de la humedad.

Este año estoy regando especialmente bien los árboles y el seto de pyracantha ya que el año pasado se secaron algunas de los plantas más antiguas por lo que tuve que añadir plantones jóvenes para rellenar los huecos. De momento, tanto las plantas antiguas restantes y jóvenes se están desarrollando adecuadamente. Tengo que pensar en alguna solución para esta parte del jardín ya que el riego automático no cubre la totalidad del área y el suelo se seca en cuestión de horas.

Los bonsáis se están desarrollando muy bien este año ya que he mejorado algunas de las mezclas de tierras; eso sí, debido a las altas temperaturas, algunas de ellas deben ser regadas hasta cuatro veces al día.

La ilustración superior muestra una de las características principales del jardín. La parte de arriba del jardín, más protegida del sol ya que por la tarde queda oculta en la sombra que arroja el propio edificio, es mucho más verde y la vegetación forma densas masas en diferentes volúmenes y verdes. La parte inferior en cambio está expuesta al sol durante prácticamente todo el día, por lo que las plantas se seleccionaron de forma que aguantaran las altas temperaturas, la baja humedad ambiental y posibles faltas momentáneas de agua. Por ello los colores del jardín evolucionan desde los diferentes tonos de verde en la parte alta a verdes con inserciones amarillas y marrones en la parte baja.

El parterre que creé la primavera pasada está desarrollándose muy bien, todas las plantas están creciendo de forma vigorosa debido a que se añadió mucha tierra nueva. El cotoneaster rastrero ya está cubriendo una buena parte de la superficie y el arce japonés tiene un aspecto muy sano ya que está situado a la sombra del pruno (debido a la sequedad ambiental las puntas de las hojas suelen secarse en verano). El seto de arizonicas del fondo también está creciendo bien desde que se podó el noviembre pasado.

El próximo otoño y primavera me concentraré sobre todo en la parte baja del jardín donde actualmente se encuentran los bonsáis rodeados del seto de pyracantha. Mi mujer me está convenciendo para construir una pequeña piscina en esta zona por lo que habría que rediseñar y replantar toda la superficie. Estamos pensando en una piscina con un margen de madera de teca y rodearla después con un pequeño jardín al estilo japonés.

Este año he estado trabajando en la vegetación del estanque, tanto en los alrededores como en las mismas plantas de agua. Como plantas de agua he seleccionado nenúfares blancos (Nymphea alba), jacintos de agua (Eichornia crassipes) y lechugas de agua (Pistia stratoides). Todas parecen estar aclimatándose bastante bien -las lechugas tienen algunas hojas marrones pero crecen bien-, sin embargo no estoy muy seguro si aguantarán bien las bajas temperaturas del invierno. Como estaba planificado, he limpiado bien el estanque de hojas, ramas y demás material orgánico. Después de quitar una buena parte de las algas, el agua ahora está mucho más transparente.

También he plantado algunas plantas nuevas en el área que rodea el estanque, como pe. un bambú negro que se inclina suavemente sobre la superficie del agua, un cotoneaster horizontalis para cubrir una parte de la pendiente detrás del estanque y finalmente una dracena indivisa en color rojo.

 « 1 2 3 4 [5]

Verano 2004


Este verano he prestado una atención especial al estanque de peces, limpiándolo y plantando tanto plantas de agua como nuevas plantas a su alrededor.

Las siguientes dos imágenes muestran dos detalles de la población del estanque de peces, escondiéndose bajo las hojas del nenúfar y nadando a su alrededor disfrutando las aguas claras y frescas.